Una de las excusas que me suelo poner cuando debería escribir es que no tengo un tema sobre el que hacerlo.

En realidad tengo muchas ideas, pero pocas de ellas lo suficiente articuladas o trabajadas como para dar pie a algo largo o medianamente interesante. Eso provoca que lo vaya dejando, que retrase el momento a la espera de conseguir esa idea prometedora (o un conjunto de ellas) que me animen a escribir. Y mientras espero a esa idea, el tiempo pasa y sigo sin practicar.

Un ejercicio sencillo, que leí en algún sitio que ya no recuerdo, me podría ayudar con este problema.

Consiste en elegir una frase corta, genérica y sencilla y, a partir de ella, escribir cinco historias breves, de no más de 150 palabras, con diferente protagonista, ambiente, género, tono, etc.

Por ejemplo, con la frase “Sus ojos se fijaron en el péndulo” se podría escribir la historia de un estudiante que observa el viejo reloj de la sala de estar de un tribunal en el que le van a dar el resultado de su tesis, la de una mujer obsesionada con la muerte de su hijo que recurre a la hipnosis para intentar cerrar una horrible fase de su vida, o la de un monaguillo que sueña despierto mientras bandea las campanas junto al reloj de la iglesia.

Los beneficios de este ejercicio, a mi entender, son múltiples. Por un lado, no te enfrentas a la típica tarea de escribir mil palabras al día para tu historia, si es que la tienes. Por otro te puede ayudar a sintetizar lo esencial, pues siendo historias muy cortas, debes incluir solo lo significativo y quitar lo superfluo (y 150 palabras convierten muchas cosas en superfluas). Finalmente, pensar en cinco pequeñas historias diferentes a partir de una simple frase requiefre un ejercicio de imaginación, que quizás te provea de alguna semilla válida que dé para algo más largo.

Como contrapartidas tenemos que hay que elegir una frase corta lo suficientemente genérica como para poder obtener cinco historias que resulten diferentes, que debemos elegir una frase diferente cada día, y que solo estaremos escribiendo historias muy cortas, casi sin espacio para el desarrollo de los personajes, con lo que, si ese es uno de tus problemas, este ejercicio no lo resolverá.

Intentaré ir publicando las historias que vaya escribiendo, y espero que, en algún momento, se pueda ver el progreso.

A escribir.


Published

Category

escritura

Tags

Contact